Acceso y neutralidad de la red

El acceso a internet es la capacidad de conectarse al sinnúmero de servicios e información que ofrece la red utilizando computadores, celulares y otros dispositivos.

Como resultado del confinamiento, muchas de las actividades cotidianas se han desplazado al mundo virtual y ahora el acceso a internet es necesario para trabajar, estudiar e informarse. Es a través de la red como se tiene la posibilidad de acceder a beneficios y servicios del gobierno. También es el espacio para conocer, hacer seguimiento y control sobre las políticas públicas que nos afectan y es una herramienta central de acceso al conocimiento, la cultura y la ciencia.

Sin embargo, el acceso a internet no depende solo del Estado sino de las condiciones de la infraestructura de las empresas que prestan el servicio en el país. Por lo tanto conocer cómo se encuentra su infraestructura y cómo gestionan el tráfico que hace posible el acceso es importante para tomar decisiones que pueden afectar el desempeño de la red.

La neutralidad de la red es uno de los principios básicos que sostiene internet tal como lo conocemos hoy en día y garantiza que no haya discriminación en la circulación de la información. Este principio protege el derecho de las personas a elegir los contenidos, aplicaciones o servicios que reciben a través de internet libre de interferencias arbitrarias por parte de los proveedores de acceso a internet. En todo caso, estas empresas siempre han podido gestionar el tráfico de forma no discriminatoria, para mantener las redes funcionando.

En Colombia hay una regulación que respalda este principio. Sin embargo, en medio de la emergencia desatada por el avance del coronavirus, el Gobierno nacional autorizó a través del Decreto 464 de 2020 a las empresas que proveen el servicio a priorizar de acceso a contenidos y servicios en internet para temas claves en este momento, como salud, educación y trabajo. En pocas palabras, suspendió la neutralidad de la red.

Una emergencia como la que vivimos actualmente por el coronavirus justifica poderes especiales y la restricción de algunas garantías, pero estas medidas tienen límites y exigen controles.

Bajo la categoría de acceso se encuentran la información relacionada con la gestión del tráfico, la información estadística sobre el uso de la infraestructura de comunicaciones y otras disposiciones que pueden afectar el acceso a internet y la neutralidad de la red en el país.


Acceso
Privacidad
Control de contenidos
Transparencia